Historia

Porqué Cinco Campanadas.

Cerveza artesana Cinco Campanadas de Villena.

La historia o leyenda que ocupa este lugar, y que explica el porqué del nombre de nuestra Cerveza Artesana, data del siglo XV y aconteció en la Iglesia de Santa María, en la ciudad de Villena.

Ocurrido o inventado, historia o leyenda, lo que no podemos discutir, es que de generación en generación, ha ido pasando de boca en boca y de escrito en escrito para mantener vivo este hecho que vamos a resumir.

Hasta el Segundo Concilio Vaticano, era costumbre que cuando el sacerdote mostraba el pan y el vino consagrados, las campanas de la iglesia, tocaban tres sones, ya que es el número que la Santísima Trinidad refleja. Pero en la Iglesia de Santa María, durante mucho tiempo, no fueron tres sino cinco los sones que se oían al alzar a Dios, debido al siguiente acontecimiento.

Nos deberíamos de colocar en el siglo XV, muerto el rey Enrique de Trastámara (Enrique IV), se produjo una guerra por su sucesión entre la hija de éste, Juana “la Beltraneja” junto con su esposo Alfonso de Portugal, frente a Isabel de Castilla (la Católica), hermanastra del fallecido rey.

Entretanto, por aquellos tiempos en Villena, mandaba en el castillo de La Atalaya, el alcaide , que era un Pacheco vinculado familiarmente al Marqués de Villena (don Diego López Pacheco), el cual se declaró rebelde a los Reyes Católicos y afín a las fuerzas de Juana. Conocido este acercamiento, Isabel ordenó que todos los pueblos, villas y aldeas del Marquesado unir fuerzas para luchar en una cruzada.

El alcaide reunió en el castillo, desde diversas procedencias, moriscos, judíos conversos y cristianos renegados tras bandera portuguesa. El fin no era otro que hacerse fuerte y luchar contra todos los seguidores de doña Isabel. Planeó un asalto para pillar a los habitantes de la villa desprevenidos y por sorpresa, y pensó que el mejor momento para el ataque, sería cuando éstos se encontraran en misa, ya que se encontrarían desarmados, y no dejar ninguno vivo, ya fuera caballero, mujer o niño. El ataque se ordenó que fuera cruel y sangriento, y el toque sería la campana anunciando que en la Misa el sacerdote a Dios alza.

La suerte quiso, que este plan fuera oído por una dama villenera, que alertó de seguida al pueblo de Villena, y liderados por Cristóbal de Mellinas, planearon un contraataque avisando a cada habitante que estuvieran en sus casas y se defendieran con todo aquello que tuvieran (palos,cuchillos…). Y así fue, cada casa una trinchera y cada habitante un héroe improvisado.

Mellinas pensó que el mejor momento para el improvisado ataque fuera el sonido de las Cinco Campanadas de la Iglesia de Santa María. Cuando se dio orden, sonaron los cinco sones en la Iglesia, y los asaltantes que se encontraban en el castillo, pensaron que era el momento de su ataque y bajaron por las laderas haciendo feroces ruidos y aullando gritos de guerra.

Cuando llegaron a la iglesia, cual fue la sorpresa que allí no se encontraba nadie, y del interior de las casas y los recovecos de las callejuelas, salieron villeneros como fieras decididos a luchar y no rendirse.
Dicen que la batalla que se libró fue sangrienta y que no quedó un traidor vivo en la improvisada ratonera.
Los propios Reyes Católicos otorgaron la carta de perdón, así como el Papa no mandó la excomunión a todas aquellas personas que defendieron heroicamente la villa de Villena, prohibiéndose a su vez, la entrada de cualquier miembro de la familia Pacheco.

 

BIBLIOGRAFÍA

Gaspar Archent Avellán (1927). Romancero Villenense, Historia, Tradición y Leyenda

Ángel L. Prieto de Paula. Revista Villena 2012, Una recreación del poema “Las Cinco Campanadas”

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies